Felicidad

¿Cuántas veces te has dicho a ti mismo que eres feliz, pero en realidad no lo eres? Aun así te lo repetías a ti mismo y se lo decías a los demás solo para creerte y darte esa falsa alegría.
¿Alguna vez te has parado realmente a pensar en lo que te hace verdaderamente feliz? Pues de eso os quiero hacer reflexionar hoy.


Si alguna vez has hecho algo por un amigo y a ti no te apetecía y te has sentido raro, nos vamos a entender bien.
Esto es lo que ocurre con la vida en general, siempre debes seguir tus valores y no darles la espalda ni variar la dirección en la que miras ni un centímetro.
Todos somos como un autobús que conducimos, vamos directos a los que nos gusta, pero desgraciadamente llevamos pasajeros que nos dicen que no vayamos en esa dirección, que haremos el ridículo y que no merece la pena ni intentarlo, pero a diferencia de otras personas que hacen caso a esas voces, puedes ignorarlas, seguir tu camino y alcanzarlo para ser feliz y obtener seguridad en ti mismo.
Y te preguntaras cómo averiguar esos valores que te pueden llegar a hacer tan dichoso. Es tan sencillo como saber que eso lo harías o lo buscarías si estuvieses en una isla desierta sin que nadie pueda juzgarte, ya que la mayoría de veces dejamos de hacer cosas por el qué dirán (pasajeros del bus). Y si nos dejamos guiar por lo que creemos acabamos con ollas mentales dignas de Óscar y que lo más seguro es que no tengan nada que ver con la realidad, y te diré más, si no haces caso a las voces y te lanzas a la piscina, te aseguro que el 99% de las veces te saldrá bien, porque… ¿Desde cuándo estamos en las cabezas de los demás y sabemos qué piensan?
Con todo esto quiero haceros ver que no hay que seguir tanto las opiniones de los demás o darle tantas vueltas a todo cuando a ti te gusta algo, simplemente ve a por ello y olvida el resto porque serás mucho más feliz siguiendo tus propios valores, porque al fin y al cabo eres la persona con la que más tiempo vas a pasar, y si por miedo o cohibición dejas de hacer algo, recuerda que le estas dando la razón a tu pensamiento, no al mundo.
“L’absència de desconfirmació, es la confirmació de la creença”

Leave a Reply

L'adreça electrònica no es publicarà.